Remedios caseros para combatir la indigestión rápidamente

Compartir

La digestión es el proceso de transformación de los alimentos, previamente ingeridos, en sustancias más sencillas para la absorción de los nutrientes de cada porción de los alimentos. Pero hay muchas personas que sufren de indigestión o digestión pesada después de comer, lo cual nos causa náuseas, tendencia al mareo y dolor opresivo.

Este trastorno se debe a comer en exceso, ingerir alimentos en malas condiciones, por alteraciones en la secreción de jugos gástricos (debido a frío, ansiedad, nerviosismo), y por comer deprisa alimentos poco masticados que obligan a trabajar más al estómago (los gases inundan el estómago y hay flatulencia).

En este sentido, existen remedios caseros y naturales que ayudan al estómago a finalizar su trabajo y, también, calman los síntomas. Remedios para las digestiones pesadas

Remedio para la indigestión #1

Colocar una bolsa con agua caliente sobre el estómago para calmar el dolor, mejorar el riego sanguíneo de esa zona y facilitar su actividad.

Remedio para la indigestión #2

Realizar un masaje con aceite de ajo  (adquirido en herboristerías u obtenido machacando varios dientes sobre una compresa) en la parte superior del abdomen (sobre el estómago) con movimientos lentos y circulares.

Remedio para la indigestión #3

Vierte 1 cucharadita de hojas frescas y preiamente lavadas de frambuesa en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar un poco  Tomar 1 taza, aún tibia, cuando se sienta el malestar.

Remedio para indigestión #4:

1 cucharada de ulmaria en una taza de agua por 5 minutos. Tapar y dejar refrescar  Tomar una taza cuando se siente el maletar.  Este remedio  ayuda a «tranquilizar» el estómago, mejorar su actividad y reducir los síntomas.

Remedio para la indigestión #5

Consumir 1 taza de  yogur con probioticos a diario, ya que  ayuda a eliminar aquellas bacterias perjudiciales que son las responsables de muchos problemas de malas digestiones. Remedio para la indigestión #6 Verter cucharada de manzanilla en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar un poco.

Compartir