Remedio casero para curar la bronquitis en pocos días

Compartir

La inflamación de las vías aéreas hacia los pulmones es un problema muy habitual en invierno o primavera ya que puede surgir por una infección viral o por una producción anormal de mucosidad. Incluso los fumadores la padecen de forma crónica. En este artículo te contamos cómo tratar la bronquitis de forma natural. Qué saber sobre la bronquitis Se trata de una inflamación u obstrucción en los bronquios causada por el mismo virus que ocasiona tos y resfriados, así como también por hongos o bacterias.

En muchos casos la bronquitis es la continuación de una gripe común cuando no es tratada como corresponde o cuando el enfermo tiene las defensas bajas. Si no se cura a tiempo puede conducir a una neumonía la cual, en algunos pacientes, puede resultar mortal. La bronquitis puede ser aguda (dura algunas semanas y es causada por un virus o una bacteria) o crónica (como resultado de la irritación continua de los pulmones como, por ejemplo, los fumadores o quienes están en contacto con agentes contaminantes).

Si padeces varios de los síntomas relacionados con esta enfermedad sería bueno que consultases con un médico. Además de guardar reposo y seguir las indicaciones del profesional, puedes mejorar el cuadro a través de recetas naturales:

Aceite de eucalipto Tiene la capacidad para reducir el dolor de cabeza y destapar las vías respiratorias. • Pon unas gotas del aceite esencial de eucalipto en un pañuelo y huélelo varias veces al día. Combate gérmenes y elimina la tos.

También puedes hacer inhalaciones de vapor de eucalipto. Calienta un cazo con agua y unas gotas del aceite. Respira lo más cerca posible por la nariz. Sopa de cebolla: Cuando estamos con gripe podemos aprovechar las propiedades antibacterianas de la cebolla.

Lo mismo sucede si padecemos bronquitis. Ingredientes • 3 cebollas • 1 clavo de olor • 2 cucharaditas de azúcar moreno (12 g) • 1 rama de tomillo • 4 tazas de agua (1 litro) • ½ taza de leche (125 ml) Preparación • Pela y corta las cebollas en rebanadas y ponla a una olla.  Añade el clavo de olor, el azúcar y el tomillo.  Agrega el agua hasta que cubra todos los ingredientes.  Cocina a fuego lento por 2 horas. Cuela y deja que se entibie.  Calienta la leche y coloca en una taza.  Vierte la preparación de cebolla, ya colada, hasta llenar el recipiente. •Bebe lo más caliente posible. • Repite 2 veces al día.

Compartir