Elimina las ampollas en los pies fácilmente

Compartir

Las ampollas en los pies son pequeñas bolsas de líquido, dolorosas y molestas, que se forman en las capas superiores del tejido del pie, también conocidas como lesiones, estas se van formando en la piel cuando está hace contacto con se expone a una continua fricción con el calzado o zapato.

Las células escamosas tienden a aparecer en los talones y los dedos, contiene fluido que suele ser sin color, es decir transparentes, pero cuando se infecta se puede ver cubierta o rodeada de sangre o pus. En la mayoría de los casos se dan de forma leve, y se aconseja dar un tratamiento para evitar que causen dolor o infecciones.

Existen diversos ingredientes naturales que poseen grandes propiedades antibióticas y cicatrizantes que ayudan a acelerar su recuperación para no tener complicaciones mayores. En esta oportunidad queremos mostrarte 5 de las mejores soluciones para que las pruebes cuando tengas este problema.

¡Apunta!

  1. Infusión de caléndula. Un baño de pies con infusión de caléndula ayuda a reparar el tejido afectado por las ampollas y, de paso, brinda un efecto protector contra las bacterias que generan infecciones. Esta planta se caracteriza por sus propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes y antibióticas, ideales para aliviar varios problemas de la piel.

 Ingredientes

  • 6 tazas de agua (1,5 litros) • 5 cucharadas de flores de caléndula (50 g) Preparación y modo de uso: • Pon a hervir el agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale las flores de caléndula. • Deja reposar la infusión para que se vaya enfriando y, una vez alcance una temperatura soportable, procede a utilizarla.

Vierte la infusión en un recipiente grande y sumerge los pies durante 20 minutos. • Seca bien y finaliza el tratamiento con la aplicación de una crema hidratante. • Repite su uso todos los días hasta curar las ampollas.

 

  1. Leche y ajo

La combinación de leche y ajo nos brinda un tratamiento natural con propiedades antioxidantes y reparadoras que promueven la recuperación de las áreas afectadas por las ampollas. • La leche refresca la lesión y disminuye la sensación de ardor e inflamación. • Por su parte, el ajo actúa como antibiótico, evitando que se generen infecciones.

Ingredientes

  • 3 dientes de ajo • 1 taza de leche (250 ml) Preparación y modo de uso: • Corta los dientes de ajo en pequeñas rodajas o tritúralos en un mortero. • Agrégalos en una olla con la taza de leche y déjalos hervir a fuego bajo durante 5 minutos. • Retira el producto y déjalo reposar hasta que alcance una temperatura apta para su uso. Aplícalo sobre la zona afectada con la ayuda de un trozo de algodón. • Repite su aplicación 3 o 4 veces al día, todos los días, hasta curar la herida.
Compartir